La mafia italiana en México: la vendetta en Acapulco

¿Por qué comienza a ser más visible la presencia de capos italianos en México?

El reporte de la policía de Acapulco fue escueto y dejó demasiadas interrogantes abiertas. La noche del pasado domingo 10 de noviembre, un individuo vestido de negro llegó al restaurante “Forza Italia”, localizado sobre la costera Miguel Alemán. Buscó entre las mesas y se dirigió hacia donde estaba sentando un hombre de pelo canoso, que vestía una playera polo color rosa y pantalón blanco. Se paró a un metro escaso de distancia, sacó una pistola .9 milímetros y le disparó en varias ocasiones en la cabeza y en el cuerpo. La víctima se encontraba cenando con el dueño del local, cayó al piso en medio de un charco de sangre y quedó boca abajo sin vida.

El asesino se dio a la fuga en medio del caos que se suscitó entre los comensales tras los disparos. A los pocos minutos llegó la policía y la persona fallecida fue identificada como Moreno Gallo, un ciudadano italiano nacido hace 68 años en Regio Calabria, y quien en enero del 2012 había sido expulsado de Canadá, donde tenía la residencia legal pero no la ciudadanía.

Tras el cruce de información con las autoridades consulares, se supo que Moreno Gallo había sido uno de los líderes del clan mafioso de los Rizzuto, amos y señores del tráfico de drogas en Montreal y la costa Este canadiense. La víctima residía desde el año pasado en Acapulco, a donde llegó tras ser deportado a Italia desde Canadá.

En sigilo, Moreno Gallo comenzaba a preparar su regreso a tierras canadienses, tenía en curso un juicio para buscar que le restituyeran sus derechos de residencia, pero fue alcanzado por las balas de la guerra, que desde 2010 sacude a los clanes mafiosos en Montreal.

Las disputas entre los calabreses y sicilianos en Canadá, se remontan a los años setenta. En ese tiempo, Nicole Rizzuto no quería que nadie le hiciera sombra en su negocio de tráfico de heroína por la costa Este canadiense hacia los Estados Unidos. A principios de la década, Nick, como se le conocía a este viejo guardia rural nacido en Agrigento, Sicilia, y distinguido miembro de la familia Bonanno en Canadá, no le gustó que Paolo Violi, un capo que venía de Sinopoli, en Reggio Calabria, se hubiera quedado el control de la organización tras la detención de Vic Cotroni, el respetado jefe de la filial canadiense de la Cosa Nostra. Conocido como “el Huevo” Cotroni, Vic logró un equilibrio entre la difícil convivencia entre sicilianos y calabreses asentados en Montreal. Tras su captura, la paz mafiosa se rompió.

Los intereses en juego eran demasiado altos, y cada mediación entre calabreses y sicilianos fracasó. Nicole Rizzuto se refugió en Venezuela y desde ahí operó la vendetta contra Paulo Violi, quien murió asesinado el 22 de enero de 1978, cuando jugaba una partida de cartas en un bar de la ‘pequeña Italia’ en Montreal. “Desde entonces, el viejo capo, que confió la gestión de sus negocios a su hijo Vito Rizzuto, será el jefe incuestionable de los sicilianos en Canadá. Al menos hasta el año 2004, cuando será detenido y extraditado a Estados Unidos por tres homicidios cometidos en Nueva York en el contexto de la faida (contienda)interna de la familia Bonanno”, escribió Francesco Forgione, ex presidente de la Comisión Parlamentaria Antimafia italiana, y autor del libro “Mafia Export. Cómo la ‘Ndrangheta, la Cosa Nostra y la Camorra han colonizado el mundo”.

Por esos años, en 1975, Moreno Gallo fue detenido y encarcelado en Montreal acusado del asesinato de un líder mafioso local. En 1983 obtuvo su libertad condicional, y al paso de los años se convirtió en uno de los hombres que mejores resultados daba al clan Rizzuto.

Moreno Gallo, según medios canadienses, fue grabado en video dentro de la “Operación Coliseo”, llevada a cabo por la policía montada, cuando en uno de los cafés frecuentados por los jefes de la mafia, se alcanzó a apreciar cómo entregaba dinero en efectivo a su jefe Rizzuto. Su libertad condicional fue revocada y quedó detenido de nueva cuenta en 2006. Volvió a quedar libre en 2010, en ese año se desató la segunda ola de la confrontación entre sicilianos y calabreses en Montreal y se alió con Salvatore Montagna, un jefe de la mafia neoyorkina que intentaba tomar el control de la ciudad. Montagna, conocido como “el Herrero”, fue abatido a tiros en noviembre de 2011, semanas después Moreno Gallo fue deportado a Italia.

Llegó a Acapulco a principios del 2012 y comenzó a tramitar su reingreso a Canadá, apoyado por la asociación de calabreses residentes en ese país, que como club social se denomina “Asociación de Recreación Mammola”. Su antiguo jefe Vito Rizzuto, quien fue detenido dentro de la “Operación Coliseo”, recobró su libertad en el verano del año pasado, con lo que se desató una ola de asesinatos contra todos aquellos que lo habían “traicionado”, aliándose con “el Herrero” Montagna. Las balas de esa vendetta pudieron haber alcanzado la noche del domingo pasado en Acapulco a Moreno Gallo.

Fosa Común

En Cancún, donde operan varias organizaciones mafiosas internacionales, ocurrió un suceso que la prensa local registró y ningún medio nacional recogió. El 14 de octubre pasado, la web Noticaribe reportó que el italiano Vicenzo Salzano fue detenido por agentes del ICE por transportar 33 kilos de cocaína pura en una avioneta de su propiedad. El empresario hotelero y restaurantero, que reside desde hace 15 años en Playa del Carmen, viajaba junto a su hijo Armando Salzano y su yerno Mohammad Iman Nekouie, quienes también quedaron detenidos cuando hacían una escala para reabastecerse de combustible en el aeropuerto de Baton Rouge, Louisiana, cuando cubrían la ruta Weslaco, Texas, a Atlanta, Georgia.

Salzano fue considerado por las autoridades como la “punta del iceberg” de una extensa red de crimen  organizado con ramificaciones internacionales que operan diferentes ramas del narcotráfico. Según la web quintanarroense, utiliza como “pantalla” para lavado de dinero a socios conocidos como empresarios en la Riviera Maya, como el libanés Jamil Hindi, presidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Playa del Carmen, quien es más famoso por sus divorcios de actrices de telenovelas, que por sus relaciones empresariales que le ha llevado a tender puentes con funcionarios del gobierno del estado.

Juan Veledíaz, La Silla Rota

Twitter: @velediaz424

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

HTML tags are not allowed.